top of page

1.2 Contraste entre una Personalidad Madura e Inmadura

Antes de proceder a ver diversas recomendaciones prácticas para desarrollar una gran personalidad, vale la pena detenernos un breve momento y reflexionar sobre las diferencias entre personalidades maduras e inmaduras.



Personalidad Madura


Thomas Härry describe a personas con una gran personalidad como "individuos maduros, que se han consolidado internamente y desarrollado de manera sana." Asumen responsabilidad por su vida y las obligaciones que esta emana. Son capaces de relacionarse de manera favorable con Dios, el mundo, otras personas y consigo mismas. Hacen una contribución en su familia, profesión, sociedad y en el reino de Dios.


En otras palabras, en primer lugar son personas capaces de fomentar relaciones sanas - de conectar con otras personas, relacionarse con ellas, escuchar y compartir. Encuentran un buen balance entre cercanía y distancia. En segundo lugar son personas independientes - capaces de formular sus propias convicciones y valores, y defenderlas ante otras personas. Toman responsabilidad por sí mismas y dominan su vida cotidiana.



Personalidad Inmadura


En realidad nadie es perfecto - nadie ha alcanzado una absoluta madurez. Tarde o temprano todos pensamos o actuamos de manera inmadura. Aquí algunos ejemplos:


  1. Caemos en desconfianza y pensamos que todos tienen malas intenciones.

  2. Vivimos en temor y nos distanciamos de cualquier riesgo.

  3. Nos creemos dueños de otras personas, demandamos que nos demuestren su lealtad y buscamos manipularlas con el fin de conseguir nuestros propios deseos.

  4. Nos cuesta recibir crítica o ser corregidos. Al encontrarnos con resistencia, reaccionamos con violencia (verbal, emocional o física), lastimando a otros.

  5. Nunca tenemos suficiente: reconocimiento, bienes materiales, éxito, etc.

  6. Rechazamos / evitamos a personas con una opinión, origen o cosmovisión diferentes a la nuestra.

  7. Cambiamos nuestra manera de pensar y actuar según las personas que nos rodean, para ser aceptados y sentirnos amados.

  8. Actuamos sin piedad, criticando a las personas y buscando venganza.

  9. Jugamos el papel de la víctima, siempre culpando a otras personas y circunstancias.

  10. Damos riendas sueltas a nuestras emociones, reaccionando de manera exagerada.

  11. Descuidamos nuestras responsabilidades, esperando que otros tomen iniciativa.

  12. Nos enfocamos más en nuestras diferencias con otros y ponemos al problema en el centro.

  13. Dependemos de otras personas, actividades u organizaciones para estar contentos.


En conclusión, vale la pena reflexionar y preguntarnos:

  • ¿En qué aspectos cuento con una personalidad madura?

  • ¿En qué áreas sigo pensando o actuando de una forma inmadura?


Estos comentarios son un resumen de la primera parte del libro de "Die Kunst des reifen Handelns" escrito por Thomas Härry. Foto: Ann H.


Commentaires


bottom of page