top of page

1.1 La Importancia de Nuestra Personalidad

¿Quién es una persona que admiras? Piensa en alguien que respetas por la forma en que vive, por el trato que le da a las personas que lo rodean y por cómo se comporta en medio de situaciones complejas.


Cuando se trata de líderes, todos queremos a personas de excelencia. Individuos que nos comprenden, pero que no sean muy dóciles; que tengan metas claras, sin ser testarudos; empáticos pero que no se dejen manipular. En otras palabras, personas que actúan con madurez.


Un comportamiento maduro depende entre otras cosas, de tres factores:

  1. Las circunstancias actuales

  2. Las habilidades de la persona

  3. Su personalidad

De estas tres, la más importante es su personalidad.


Un individuo con una gran personalidad - que actúa con madurez - no es una persona perfecta que tiene todo en orden, sino una persona normal con sus respectivas fortalezas y debilidades. Lo que la hace especial, es que cuida su propia vida, descubriendo rasgos y comportamientos problemáticos en sí misma (patrones que pueden lastimar a ella misma, a otras personas o a su trabajo), para luego tomar los pasos necesarios para cambiar.


En cambio, personas disfuncionales crean un clima de inseguridad, de desconfianza, de chismes y distancia. Esto lleva a malos entendidos y una espiral de pensamientos, sentimientos y palabras negativas. En poco tiempo, la mayoría de la gente busca distanciarse de tal persona.


En las próximas semanas queremos explorar lo que fomenta una gran personalidad, y luego ver sugerencias prácticas para actuar con madurez.


Estos comentarios son un resumen de la introducción al libro de "Die Kunst des reifen Handelns" escrito por Thomas Härry. Foto: Markus Spiske.

Kommentare


bottom of page