top of page

10.1 Huéspedes e Invitados

¿Usted si sabe cuales son las cualidades de un buen huésped o anfitrión, verdad? Si yo fuera su amigo y llegara a su casa a visitarlo, estoy seguro que usted sabría que hacer para ser un buen huésped. Después de recibirme en la puerta, me invitaría a pasar, me ofrecería un asiento y un vaso de agua. Si fuera tiempo de frio, probablemente ofrecería tomar y guardar mi abrigo. Un buen anfitrión es alguien que toma iniciativa, alguien que hace que los demás se sientan cómodos y conectados.


El autor Tim Elmore escribe que los eventos sociales no son los únicos lugares que requieren de huéspedes, sino que cada relación y cada conversación tiene "huéspedes" e "invitados". En esta vida, la gran mayoría de la gente se ve como invitados. Esperan que las demás personas tomen iniciativa. Pero los líderes saben mejor - toman iniciativa y actúan como anfitriones.


Se ha dicho que hay personas que te hacen sentir en casa, mientras que otras te hacen desear que estuvieras en casa. El enfoque de un líder no está en si mismo, sino en los demás. Elmore sugiere que para ser un buen anfitrión, necesitamos hacer las siguientes cosas:


1. Tomar iniciativa:


En veces fallamos y decimos "yo soy el líder, pueden venir conmigo". Otras veces nos ocupamos demasiado, e ignoramos a las personas que nos rodean. Los buenos huéspedes toman iniciativa con sus invitados y los hacen sentir como las personas más importantes. Lo misma aplica en nuestras relaciones diarias. Cuando tomamos el primer paso y mostramos interés, muchas veces la otra persona baja su guardia y conectan con nosotros.


2. Conectar:


Los buenos anfitriones procuran conectar con sus invitados. Hacen lo posible para que estos se sientan cómodos y tranquilos. Procuran encontrar áreas en común - intereses que ambos comparten. En vez de dominar la conversación, se enfocan en los demás. Los líderes tienen una mentalidad similar. Saben que no se trata de ellos, sino de crear un ambiente donde los demás se puedan sentir a gusto con su líder. Obviamente hay personas con las cuales puede ser todo un reto encontrar algo en común. Elmore sugiere usar la regla del 101%: encuentra el 1% que tienes en común con la otra persona y enfoca el 100% de tu energía en ello.


3. Proveer


Un gran huésped provee para sus invitados. Muchas veces preparan deliciosas comidas, planean actividades interactivas y anticipan las necesidades que puedan surgir. Lo mismo aplica para los líderes: procuramos suplir las necesidades de las personas que nos rodean y buscamos encontrar las maneras de beneficiarlos, de agregar valor a su vida. Según Elmore, una gran necesidad en nuestro tiempo son líderes que se relacionan con la gente - líderes que conectan con el corazón y no solo con la cabeza. Un amigo de el dice así: "por lo general no recuerdo lo que alguien hizo o que tan bien lo hizo; lo que recuerdo es como me hizo sentir." No necesitamos ser perfectos, pero si necesitamos demostrar que nos importa la gente.


4. Orientar


Los buenos anfitriones orientan a sus invitados. Les informan cuando empieza la reunión, en donde será, cómo llegar y que esperar. No asumen que los invitados descubrirán todo por su propia cuenta. Como líderes también nos toca orientar a los demás. La gente se fija en sus líderes y esperan claridad para saber hacía donde dirigirse. Esto lo podemos hacer:

  • Cuando sugerimos una variedad de opciones a personas que enfrentan un dilema.

  • Cuando ofrecemos recursos e instrucciones en base a nuestras experiencias.

  • Cuando ayudamos a los demás a "auto-descubrirse" y a guiarlos en su caminar.

  • Cuando conectamos a los demás con personas claves que les pueden ayudar en su vida.

Capítulo uno, del libro "Habitudes: Images that form Leadership Habits and Attitudes #2" por el Dr. Tim Elmore. Foto: Kraken Images.


Opmerkingen


bottom of page