top of page

3.1 La Inteligencia Emocional

Te invito a reflexionar sobre tu propia experiencia en el salón de clases. Lo mas seguro es que en tu grupo había algunas personas, para quienes todo parecía fácil. Entendían los conceptos, terminaban su trabajo rápido y en veces incluso se sacaban un 10 sin haber estudiado. Tal vez tu siempre has sido una de estas personas. Muchos dirían que se trata de un cociente intelectual (IQ) muy alto.


Estando en la escuela, muchas veces pensamos que los individuos ya mencionados, pasarán a ser los más exitosos en la vida. Si ahora analizamos la vida y los logros de nuestros compañeros, lo mas seguro es que vemos una realidad diferente. Hay compañeros que en la escuela muy apenas sacaban un 7, pero que al paso del tiempo lograron crear negocios exitosos que han crecido. Otros quizás batallaron para aprender, pero hoy se encuentran al frente de grandes organizaciones. Al mismo tiempo, vemos que algunos de los que nunca obtenían menos que un 9, hoy en día trabajan como empleados - hacen su trabajo muy bien, pero no obtuvieron el grado de éxito que nos habíamos imaginado.


¿A qué se debe? ¿Por qué las personas con más éxito en la escuela no reflejan ese mismo desempeño en el ambiente laboral? En las últimas décadas, diversos psicólogos, así como consultores en temas de liderazgo, han dado origen al término de "inteligencia emocional". Donde el cociente intelectual se ha visto más como un atributo con el que nacemos, la inteligencia emocional se define más bien como cualidades que podemos desarrollar a lo largo de nuestra vida. Claro, hay personas que por su formación, personalidad y experiencias ya tendrán una ventaja, pero lo bueno es que todos podemos crecer y mejorar.


En su libro Emotional Intelligence, el autor Daniel Goleman propone que las personas que nosotros admiramos como buenos líderes, generalmente tienen una alta inteligencia emocional. De acuerdo a Goleman, la inteligencia emocional se puede dividir en cuatro cualidades:

  1. Autoconciencia - estar consciente de nuestras propias emociones.

  2. Autocontrol - estar al control de nuestras propias emociones.

  3. Conciencia social - estar consciente de las emociones de las otras personas, así como de las dinámicas en nuestro entorno social.

  4. Manejo de relaciones - saber relacionarse bien con las demás personas.

Durante las próximas cuatro semanas, queremos analizar más a fondo cada una de estas cualidades y ver algunas sugerencias prácticas para desarrollarlas.


Foto: Fauxels.

Comments


bottom of page