top of page

10.9 El Funambulista

Charles Blondin, de origen francés, fue conocido como el mejor funambulista de todos los tiempos - personas que caminan sobre una simple cuerda o cable entre dos puntos altos. Charles sin duda es el más famoso y muchos lo conocen por haber cruzado las Cataratas de Niágara. Esto sucedió el día 18 de agosto, de 1859, cuando multitudes de personas observaron como cruzó de un lado a otro, para luego regresar. Al concluir el recorrido, las personas aplaudieron y ofrecieron sus elogios gritando "eres el mejor, Blondin!"


Una vez que los aficionados se callaron, Blondin les agradeció y les ofreció un reto, preguntando, "¿realmente creen que soy tan bueno?" Ellos respondieron, diciendo "si, nadie puede hacer lo que tu haces." Entonces Blondin dijo, "muy bien, en ese caso supongo que no será nada difícil, encontrar a un voluntario que se quiera subir a mis hombros mientras me doy una segunda vuelta por la cuerda." De repente la multitud se quedó totalmente callada, y aunque el insistiera, nadie se ofreció para hacerlo. Finalmente, después de una larga pausa, Blondin se dirigió a su amigo, Harry Colcord y le dijo "Harry, tu tendrás que venir conmigo." Cabe mencionar que este amigo tenía un temor a las alturas. Aún así, se acercó a Blondin y se subió a sus hombros. Durante los próximos cuarenta y cinco minutos, ellos dos juntos cruzaron la misma trayectoria. Tomaron seis descansos, pero finalmente lo lograron.


En este acontecimiento histórico podemos encontrar otra lección de liderazgo. Ver a un funambulista caminar sobre la cuerda es una cosa, pero confiarlo con nuestra propia vida y subirnos a sus hombros, es algo totalmente distinto. De manera similar, es fácil querer a alguien como amigo, pero decir que creemos en el, es algo distinto. Confiarlo lo suficiente como para seguirlo, es algo muy diferente. Cualquiera puede hablar, pero la prueba verdadera de un líder es la siguiente:

  • ¿La gente te confía lo suficiente como para acompañarte en tu camino y en tus sueños?

  • ¿Siguen tu liderazgo?

Cualquier liderazgo se trata de ganar la confianza. Todo verdadero liderazgo, opera sobre el fundamento de la confianza. La gente solo te seguirá en base a la confianza que tienen en ti.


¿Cómo nos podemos ganar la confianza? A través de nuestra capacidad y una vida de integridad. Si la gente cree que tienes una fuerte capacidad (o sea que realmente puedes hacer lo que dices), así como una integridad (o sea que efectivamente harás lo que dices), entonces es probable que te seguirán. Una vez más, hay una enorme diferencia entre ser querido como un amigo, o ser seguido por nuestro liderazgo.


Capítulo once, del libro "Habitudes: Images that form Leadership Habits and Attitudes #2" por el Dr. Tim Elmore. Foto: Sony Picture


Comments


bottom of page